Vergüenza es…robar

 

Publicado el 13 de Junio de 2016

 

Esta semana elegí un título para esta columna que no es de mi autoría, pero sé que tengo autorización para hablar del concepto; la aprendí de mi abuelo materno y padre por elección. Además es una de las 50 claves de mi libro.

Siempre recuerdo que desde cuando tenía unos 12 años, mi abuelo me daba diferentes consejos y muchas veces yo le decía que no haría tal o cual cosa porque me daba vergüenza. Él siempre respondía: Dany, vergüenza es robar… el resto son formas o herramientas para llegar a tus metas.

¡Qué lección de vida me dio el viejo! Creo que él no tenía idea del impacto que un simple y pragmático consejo, haría en mi persona; por ello entre muchas otras enseñanzas, le reconozco que gracias a él soy quien soy hoy, y siempre está en mis pensamientos.

Hoy decidí escribir sobre este tema, después de ver a muchas personas que por diferentes motivos no hacen lo que podrían por simple vergüenza mal entendida y como resultado, viven en un mundo que ellos han construido con muchas limitaciones. Hoy hablaré de solo dos casos precisos.

Desde que comencé con esta idea de escribir e impulsar a la población latina, recibo correos electrónicos de personas de muchos países de América, y trato de responderlos a todos, pero hace unos dos años, decidí tomar un reto y ser el mentor de algunos jóvenes que por su forma de escribirme, consideré que merecen y que tienen las virtudes necesarias para triunfar en su vida.
La gran mayoría de los jóvenes que elegí, son personas muy modestas que viven en países de las Américas y en donde su peor enemigo es su propio gobierno.

El primer paso fue hacerles entender quién es su real enemigo, usted seguramente está de acuerdo con que nadie puede ganar una guerra, si no sabe quién es el real adversario. No promuevo anarquías. No me interesa. Simplemente es bueno saber a quién se tiene en la cancha.

Luego, comencé a ayudarlos a ganar más dinero, o en algunos casos, a percibir por primera vez ingresos. El primer obstáculo que encontré es que cuando ellos me decían que ganaban $2.00 dólares por hora, y los que viven en USA ganaban $6.00 la hora, yo les explicaba que es inaceptable que una persona que tiene salud y ganas de superación, trabaje por esa cantidad. Que la razón principal por lo que ganaban eso, no era por culpa de su gobierno, o educación, sino por su propia culpa, de subestimarse y creer que no merecen o pueden aspirar a ganar más.
Lamentablemente hay mucho de cierto en seguir modelos familiares. Es común que se repita la historia. Es decir, seguir los pasos de sus padres, y si papá o mamá gana poco dinero, o no trabaja, es normal que yo también lo gane, o me la pase quejándome o esperando al príncipe azul, pero no es así.

Durante el entrenamiento, les sugerí que renunciaran a su trabajo YA MISMO, porque yo les garantizaba que si me hacían caso, iban a ganar cinco veces más en la primera semana de trabajo. Su primera tarea era comenzar a trabajar de vendedor ambulante, solo por darles un ejemplo, a algunos jóvenes les sugerí que compraran juguetes de $1.00 al por mayor y los vendieran en oficinas a $5.00, si vendían solo cuatro juguetes por hora, estarían ganando $16.00 por hora. Fue motivador saber que algunos de ellos llegaron a vender cuatro juguetes en una misma oficina y llegaron a vender más de 30 juguetes ¡en un día! Pero muchos otros jóvenes no hicieron caso a mi consejo porque les daba vergüenza realizar ese trabajo. En ese momento yo les decía la frase de mi abuelo: ¡Vergüenza es robar! Mas vergüenza debe darte, no tener dinero para vivir dignamente o esperar que tu gobierno salga a tu rescate.
Lo repito hoy, le tengo más respeto al que entra a mi oficina a venderme algo, que al gerente de un banco que está en la misma posición o cargo hace más de cinco años.

Este trabajo te cambiará tu vida y lo más importante que en pocos meses tendrás tu propio negocio y nunca más dependerás de nadie. Solo por darle otro ejemplo, uno de estos jóvenes, vive en Venezuela y juntaba dinero toda la semana para poder ir los lunes a un locutorio (lugar donde se alquila el uso de una computadora) a leer mi nota semanal. ¿Cree usted que este joven tiene la actitud que se necesita para triunfar en la vida? ¡Por supuesto! Y por eso soy su mentor y no tengo duda que mi respeto y admiración por su progreso me hará sentir orgulloso en unos años.

Luego el segundo caso, sucedió hace unos meses, cuando me llamo un amigó que no veía hace más de dos años y me dijo; Daniel, ¿nos podemos ver? Lo invité a mi oficina, y en resumidas palabras, me dijo que hace tiempo que quería verme pero le daba vergüenza que yo supiese que le iba muy mal en su vida y por eso no se animaba a llamarme. ¿Qué cree que le dije? ¡Vergüenza es robar! A mí también me fue mal en la vida y quién sabe si me puede ir mal de nuevo en el futuro; la vida nos pone pruebas y retos todo el tiempo, y todo lo que hay que hacer es pasar esas pruebas y retos, sin duda tu vida mejorará y volverás a tener lo mismo o más de lo que tenías.

Luego le dije que justamente los amigos REALES, son los que estarán a tu lado cuando estás mal y cuando los necesites, por lo tanto debiste haberme llamado antes.

Hay muchos otros motivos por los cuales usted puede sentir vergüenza, pero no abusaré de este espacio. Espero que desde hoy, elimine limitaciones mentales y atrévase.
Recuerde la frase de mi abuelo cada vez que eso suceda. Vergüenza es robar.

Le dedico este articulo a la memoria de mi abuelo Isaac, que sé que descansa en paz.

No olvide de visitar mi página de Internet y enviar sus comentarios, o reenviar la página: www.HispanoExitoso.com a sus amigos, familiares y conocidos, si es que considera que se pueden beneficiar con mis artículos. ¡Hasta la próxima semana!

 

Dany Rutois

Motivador financiero & Negociador

www.rutois.com

www.Floridainvestments.com

www.Negociadorindependiente.com


“Todos los tiempos son Buenos para quienes saben trabajar. Carlos Slim.”

 

Haga click aquí para volver a la página principal


Enviar a un amigo:
 
Daniel Rutois  
Volver al Indice
Copyright © 2013 rutois.com