¿Quiere ser un empresario exitoso?

 

Publicado el 28 de Agosto de 2017

 

Cada vez que hago esta pregunta en algún evento, la respuesta es siempre, ¡SÍ! Pero la realidad es otra; ¿por qué sucede esto? Porque las excusas de la gente los limita a siquiera comenzar en el corto camino a la meta.

Cuando pregunto, ¿por qué no es un empresario exitoso? Las respuestas suelen ser: Porque no tengo dinero para comenzar, no hablo inglés (residentes de EE.UU.), estoy indocumentado en este país, no tengo estudios, no tengo ninguna profesión, mi trabajo no me deja tiempo para hacer otra cosa, en mi país es muy difícil progresar, la competencia no me permite crecer, etc.

Ahora ya sabe porque no es un(a) empresario(a) exitoso(a); ¿qué debemos hacer para cambiar nuestro rumbo comercial y financiero? Siga estos tres simples pasos: Primero, identifique el negocio que lo hará un empresario exitoso. 2. Invierta aunque sea una semana en tomar dos cursos: uno de mercadeo y otro de negociación. 3. Nunca se rinda, ni permita que las excusas se apoderen de su futuro.

Digamos que identificó el negocio que realizará, por ejemplo, un negocio de instalación de pisos, de reparación de electrodomésticos o de venta de cortinas de ventanas, entre tantos otros. Lo primero que se debe preguntar es; si alguna de todas sus excusas mencionadas al principio, lo limita a comenzar alguno de estos negocios y la respuesta obviamente será NO; con esto le compruebo que su peor enemigo es usted mismo, si pensaba de esa manera, y hoy es día de cambio.

Este primer paso lo hacen muchas personas yo diría 7 de cada 10 comienzan algún negocio. Segundo, debe invertir tiempo en los dos cursos mencionados; yo diría que una de cada mil personas lo hace. Tercero entender que al principio no es fácil, pero a medida que pasa el tiempo disfrutará más el trabajo al ver que va creciendo como empresario.

Comencemos con algunos ejemplos reales de mi vida cotidiana que los podrá utilizar a su favor.

El primer ejemplo debe ser uno positivo y de un empresario exitoso. Hace unos siete meses, estaba vendiendo una propiedad y durante la inspección se descubrió que la casa podría tener termitas (bichos que se comen la madera) pedí tres cotizaciones para eliminar esta plaga. Un presupuesto llegó por $1,400.00; el segundo por $1,100.00 y el tercero por $0.00… Sí, GRATIS… Los dos primeros aconsejaron poner una carpa para desinfectar la casa, cosa que se aconseja siempre que hay termitas; el tercero me llamó y me dijo: la casa no tiene termitas, solo tiene en la sala una parte infectada con hormigas y eso con una fumigación se resuelve; ya lo fumigué porque estaba ahí y me tomo dos minutos, no le puedo cobrar por ese trabajo… ¿Quién cree que de los tres llegará a ser un gran empresario?

Mucha gente en todos los rubros mira al prospecto como una oportunidad de sacarle dinero como sea, mientras que un empresario y negociador, planea a futuro y en la cantidad de negocio que un cliente puede traerle. ¿Quién cree que realiza todos mis trabajos de fumigación y tratamiento de termitas desde ese día? Este caballero dejo de “mal ganar” $1,100.00 en un trabajo, y lleva más de $20,000.00 bien ganados, entre mis trabajos y los referidos que le doy.

Ahora la de sal… Son tantos los ejemplos que podría darle para aprender de ellos, pero debo elegir solo tres por falta de espacio. Hace menos de seis meses necesitaba comprar un automóvil nuevo para mi esposa; como el tiempo es dinero, siempre lo negocio por internet vía correo electrónico, y una vez tengo las dos mejores cotizaciones y el mejor trato comercial; negocio con los dos y termino comprando con el más profesional, que no siempre es el que me dé el mejor precio.
De las cinco concesionarias que contacté, me respondieron las cinco, después del segundo correo con preguntas, me respondieron solo tres; y luego de tratar de negociar no me respondió ninguno.

A los tres días, le envié una de mis columnas a uno de ellos, y al día siguiente le envié un correo, preguntándole si está dispuesto a negociar conmigo. Me respondió; acabo de leer su columna porque ayer no trabajé y lo pensaba llamar.
Resumiendo, me dijo: usted tiene que entender que recibo decenas de correos diarios y la mayoría de la gente ni siquiera califica para financiar un auto. Este señor tuvo varias malas experiencias y desde ahí asumió que todos los clientes son iguales, segundo, su actitud negativa hacia los clientes que negocian por internet, no lo dejó ni leer bien mi correo en el que le decía que era un comprador cash (en efectivo). Terminé comprando el auto con él, y reconozco que no ganó mucho dinero con esa venta, pero, ¿cree usted que puede ganar mucho más dinero conmigo? Ni lo dude...

Mi esposa y yo hemos manejado la misma marca hace mas de 15 años, si el vendedor que nos vendió el primer auto, solo nos enviara una tarjeta de feliz cumpleaños, o una llamada cada dos años para saludar, ¿cree usted que este señor hubiese vendido diez autos extras en los últimos 15 años? Espero que nunca olvide, que, si aprende a negociar y recibe información básica de mercadeo, puede hacerse millonario en cualquier rubro.

Hace solo dos semanas necesitaba comprar dos cercas para dos casas de inversión que estoy remodelando; tanto yo como mi asistente llamamos a más de 10 empresas, sucedió lo mismo que con el automóvil, yo pensaba… si los dueños de esas empresas supiesen los negocios que pierden por tener empleados o socios sin preparación alguna, seguramente harían algo al respecto y se convertirían en líderes en su rubro.

Nos tomó horas poder contratar a una empresa que haga los dos trabajos que suman más de US$22,000.00 y seguramente les deje el 50% de ganancia, fíjese que nueve empresas se perdieron ganar $11,000.00 mínimo, sin contar los futuros trabajos, simplemente porque no están acostumbrados a que les quieran negociar, y prefieren esperar al cliente que llama para poner una cerca de medio metro en su casa y que nunca más los llamará, que negociar con un empresario que les puede dar trabajo todos los meses. Esto sucede en todos los rubros.

El último ejemplo. Hace solo dos meses, mi esposa estaba en un ascensor y una señora canadiense que estaba de vacaciones en Miami, le comenta que desea comprar un departamento en el área de Sunny Isles, en Miami; inmediatamente mi esposa le ofrece mis servicios, le entrega mi tarjeta, y le pide su teléfono y correo electrónico. A los pocos días, le comento que solo hay un departamento en esa área, que sería una buena inversión debido a que es una propiedad reposeida por el banco y se puede conseguir por debajo del precio del mercado.
Le envié fotos y me responde: ya vi esa unidad hace unos días, pero no la compré porque le falta los electrodomésticos y yo vivo en Canadá y no tengo tiempo para encargarme de esas cosas, además le falta pintura. La cité en el edificio para mostrarle otra unidad que no le aconsejaría comprar, pero que necesitaba que viera para que luego entendiera mi sugerencia.

Volvimos a ver esa misma unidad y resumiendo, me dijo que sí le gustaba el área y el edificio, en ese momento yo sabía que había hecho una venta y que ella quedaría muy satisfecha, simplemente porque hay solo dos cosas que yo no puedo cambiar o controlar, la ubicación y la apariencia del edificio, el resto está bajo mi control. La señora compró esa misma unidad por $690,000.00 que fueron 45,000.00 menos de lo que le sugirió ofertar el otro bróker; y lo que me permitió convencer a la clienta fue simplemente escuchar sus necesidades, y responder a ellas.
Le ofrecí encargarme, sin cargo, de contratar a la gente que pintara el departamento y de conseguirle a precio de descuento todos los electrodomésticos, asegurándole que no invertiría más de $5,000.00 en todo el trabajo y que si había una diferencia yo mismo la pagaría.
Moraleja: todos quedamos satisfechos, la señora pago US$45,000.00 menos por la misma unidad y estará en la condición que ella esperaba. Esto se consigue teniendo control de la negociación. Siempre recuerde que su cliente puede ser el mejor doctor, abogado o juez, pero ¡usted debe ser el experto en su rubro y demostrarlo!

Moraleja final y sugerencia: Puede que haya cientos de negocios o compañías que ofrezcan lo que usted piensa ofrecer, pero créame que con una preparación mínima, puede ser líder en lo que desee, y la sugerencia es, si vende carros, pone cercas, instala pisos, es contador o lo que sea que haga, llame a su competencia y pídale los nombres y los teléfonos de toda esa gente que a ellos no les interesa; por la razón que sea, y verá que se hace millonario solo con esos prospectos.

Siempre recuerde que, si alguien llama a preguntar el precio de un auto, o de una cerca, o de lo que fuese, es porque tiene necesidad de comprarlo y es garantizado que lo comprará, decida usted si se lo vende o deja que otro se lleve su dinero.

¡Hasta la próxima semana!

 

Daniel Rutois

Motivador financiero & Negociador

www.hispanoexitoso.com


 

Haga click aquí para volver a la página principal



Enviar a un amigo:
 
Daniel Rutois  
Volver al Indice
Copyright © 2013 rutois.com