A mí me pasa, lo mismo que a usted…

 

Publicado el 18 de Septiembre de 2017

 

¿Se recuerda la canción del cantante puertorriqueño Danny Rivera, “A mí me pasa lo mismo que a usted”? Usaré su título para desarrollar el tema de hoy.

En los últimos años recibí varios correos electrónicos que expresaban sorpresa, ante mi forma de escribir, por ser tan abierto con mi vida personal, contar mis errores o falencias y enviar un mensaje que muchas veces es de dolor. Muchos otros creen que esa es mi mayor diferencia, con el resto de las personas que intentan motivar o ayudar financieramente a otros.

Algunos otros, creen que yo no tengo malos momentos, o no me pasan las cosas cotidianas que viven ellos.

Yo coincido en que soy muy diferente, y aclaro que, con esta apreciación, no me creo mejor que nadie, solamente muy diferente. El hecho de no vivir de esto, ya me hace diferente; y el hecho de decir muchas veces cosas que no le caen bien a la gente, o a los medios de comunicación, también me aleja del resto.

Es posible que si mis ingresos estuvieran basados en esta profesión de motivador financiero, no me animaría a ser como soy; porque financieramente es un error no seguir la corriente de la vida cotidiana y los parámetros de los medios de comunicación cuando se está en la televisión o radio.

El hecho de no lucrar con esto, me libera y me permite darme lujos. La razón principal por la que soy así es porque escuchar no lo cambia, pero sentir sí, por eso debo decirle las cosas como realmente son para que sienta dolor y pueda cambiar; algún día me animaré a publicar algunos de los correos electrónicos que recibo a diario, para que pueda apreciar el cambio de muchas personas como usted.

Cada vez que en mis seminarios me preguntan: pero Dany, usted no discute con su esposa, no ha perdido dinero en alguna ocasión, no ha estado deprimido, enfermo, con sobrepeso, nunca tuvo algún vicio, sus hijos no tienen problemas de estudios, y tantas otras interrogantes… Suelo responder: hasta el mejor cirujano de corazón, puede morir de un ataque cardiaco… A mí me pasa lo mismo que a usted, con la diferencia, de que posiblemente actúe de forma diferente en cada situación personal o financiera.

Obviamente discuto con mi esposa, he perdido mucho dinero, he tenido sobrepeso, me fue mal en muchos negocios, no terminé mis estudios, y mis hijos traen malas notas y discuten o pelean como todo niño, etc.

El que yo tenga un poco más de información y me haya animado a usar las herramientas disponibles, no me hace especial o más capacitado, solo tal vez más valiente por no tener miedo al cambio y no dejar que las excusas me limiten de por vida, esta es la diferencia principal entre las personas que nos superamos y las que siguen esperando un milagro.

Si lo piensa por un instante, la mayoría de las personas públicas que venden su imagen o sus conocimientos, solo le venden sus experiencias exitosas y lo motivan con palabras huecas que se escuchan bonitas, pero no dejan huella, por lo que tampoco permiten cambios en usted.

No hay nada de malo en demostrar que somos iguales y que a pesar de cometer los mismos errores que el resto, podemos igualmente ayudar a otros a vivir mejor. Uno aprende de las malas experiencias, de los errores y del dolor y no tiene nada de malo admitirlo.

Si alguna persona no me vuelve a leer por desilusionarse de que yo no sea el ser perfecto que pensaba, es válido, y es un el precio que pago con mucho gusto y placer.

No sé cuánto tiempo más siga con esta misión que disfruto mucho, pero mientras lo haga, seguiré siendo igual y compartiendo lo bueno y lo malo de mí. Diga lo que diga siempre habrá discriminación hacia mí, y más viviendo en una ciudad como Miami… Pero pequeñas piedritas, nunca construirán una gran montaña que puedan limitar mi mirada al futuro.

Seguiré dándole ese empujón que todos necesitamos, y seguiré compartiendo las herramientas que muchos hispanos utilizamos para mejorar nuestra vida.

Nunca olvide que a esa persona que admira, o que erróneamente envidia, le pasa lo mismo que a usted, por lo tanto, comience a hacer los cambios necesarios, para que también le pasen las buenas cosas que le pasan a esa persona.

¡Hasta la próxima semana!

 

Daniel Rutois

Motivador financiero & Negociador

www.hispanoexitoso.com


 

Haga click aquí para volver a la página principal



Enviar a un amigo:
 
Daniel Rutois  
Volver al Indice
Copyright © 2013 rutois.com